Es un hecho establecido hace demasiado tiempo que un lector se distraerá